martes, 28 de octubre de 2014

Bien en el fondo del aire, ya no se que encontrar, si cada maleta que abro se espanta o me espanta y encierro de nuevo el aire viciado pero cristalino, en la esfera cercana, lejana, de presencias en la inmensidad, cataplasmas en el aire, desfiguración y transducción.

viernes, 24 de octubre de 2014

Los gemelos y el pensador

Los gemelos y el pensador, son dos formas de plantear una situación: El problema no tiene solución. Cada vaso que se recuerda, en vano rescata el pensamiento del presente, y se vacía una vez más en el fondo del mundo. Paloma sideral es el recorrido del pensamiento, la velocidad del pensamiento, el espasmódico pensamiento. El pensamiento. Y se vacía una vez más en el fondo del mundo, el problema tiene solución, hay dos maneras posible de plantear la situación: Los gemelos y el pensador.

viernes, 17 de octubre de 2014

En el día de los santos un sol cae a la calle
y los andamios cansados de la muerte hoy se caen,
las esperanzas se han quedado al sur de dios
y el vagabundo de la montaña canta una canción:
<< Ay ay ay que te he visto venir
que el amor que se aproxima que tenga paladar
que tenga patronal, que tenga muladar
que tengo evicción, que tenga revolución,
y que sea como un ángel para poder ultrajar>>



viernes, 3 de octubre de 2014

Tus palabras de fuego son un hielo suave que calla lo que expresa, el silencio es la onomatopeya de la muerte, y acá, el silencio cargado de sentido no se interpreta tanto como la tempestad que zarandea la nave frágil, sino como la quilla que explota en proyectiles que arañan la superficie del mar, un herida leve que no hiere pero que se lanza como un mártir contra la culpa del verdugo, que matando al condenado se malogra más a si mismo que al decapitado.
Tengo que protegerme de los mausoleos hambrientos que eternizan el llanto de la pérdida, descentrando la sujeción desde la pérdida a lo perdido, y reconstruir como premisa cada centímetro del vacío indemne, paz ante la discordia, que el tiempo que se arrastra en el viento y la fragancia de la libertad profunda disolverán ya el sentido de la pérdida, y bien adentro en el centro de la emoción, la fibra que es perdonada es liberada de la presión, la tarea es descargar la opresión, y cerrar los ojos, estirar las manos, y repetir con tranquilidad el mantra de la sanación: Ante tu mundo hermético, ¡Aceptar, aceptar, aceptar! no exigir ni presionar, ¡Aceptar, aceptar, aceptar! al mundo como viene y nada más.