miércoles, 28 de enero de 2015

que feo se ve todo el mundo de nuevo
que vacío todo

sábado, 24 de enero de 2015

te extraño con la desesperación de quien ha enmudecido

miércoles, 21 de enero de 2015

Todos los días me visitas
a alguna hora de la tarde,
a veces vienes de buen ánimo,
otras veces más melancólica,
otras más silenciosas,
pero siempre vienes
a hacerme compañía
en la soledad de mi isla,
venías en la soledad de la incomprensión,
venías en la soledad del desgarro,
venías en la soledad de la desesperación
de la resignación,
también viniste en la soledad del estoicismo.
Ahora sigues viniendo
en esta soledad florida,
en esta soledad bonita
de no sé que  fe
que permite esperar calmadamente,
con angustia, con tranquilidad,
acompañándome a esperarte,
en esta triste y penosa
alegría pensativa
de permanecer
cuarenta días en el desierto
interior
contemplando
cara a cara
la esencia del ser,
y lo peor de si,
el diablo interior
como tienta
con las glorias mundanas,
y lo mejor de si
la fe que quiebra montañas,
la paciencia de las piedras,
el amor de la tierra,
la decisión de la vida, pujante
por vivir.


en mi día a día,
como un homenaje que no puedas ver,
sigo a tu lado invisible,
en cada pensamiento,
acompañándote
en todo lo que hago,
mostrándote orgulloso
como alzo alto,
pintada en mi frente,
la fidelidad
como extraño el peso de tu cuerpo
muriendo sobre el mío,
el cautiverio de tu abrazo
tu aliento tibio,
como extraño el enredo de tu dedos
la caricia de tu pelo,
como extraño el puzzle exacto
de encajar tu silueta en mi abrazo,
tu contorno en mi frontera,
tu pregunta silenciosa,
tu mirar de ave nocturna
acechándome inocente,
tu ataque irresistible,
tu toque ardiente,
tu gemido vaporoso,
tu cabalgar sísmico,
tus dientes contraídos,
tus labios crispados,
tu mirada escondida
la tensión de tus manos,
mi caída postrera,
tu beso sanador,
nuestros sudores fusionados,
un abrazo fundidor
y el reposar inconsciente
yaciendo sin pensar,
pegados el uno al otro,
y que al morir a tu lado,
el amor nos haga a nosotros


martes, 20 de enero de 2015

No pensabas que mantendría
un amor intacto
como un cuesco de durazno,
tan pronto devorado
como florecido

lunes, 19 de enero de 2015

Solipsismo

probablemente creía
que fuera yo la única persona que existe en el universo,
y todo el resto
es, de mucha maneras,
una proyección de mi existencia
desplegándose
indistintamente
sobre toda superficie
lisa,
accidentada,
fracturada,
complicada,
abierta,
cerrada,
y cualquier vivencia
se volvía en el fondo
una pieza funcional
orientada escatológicamente,
hacia un estado de cosas
que inevitablemente debía de ser feliz.
Probablemente creía yo,
como un actor sobre el escenario,
en la existencia de un guión
fundamentalmente
teleológico,
¡cuantas cosas he creído!,
y sin embargo
cuanto me ha costado entender la fe,
yo mismo he vivido en una fe,
sobre el dogma del sentido,
y sin embargo
cuanto me ha costado
aceptar la fe,
pero yo mismo
he vivido en la fe del sentido.
Desde que murió en mi
la inocencia del mundo,
se ha consumido en mi
día a día el universo,
y he vivido creyendo,
aún así,
en el sentido,
sólo como gran acto de fe
ciego como cordero
sordo como un profeta,
aunque en mi el universo
se contemplaba a si mismo,
aunque en mi se leyeron a si mismas
todas las palabras del nihilismo,
sin embargo me creí heroico,
al levantar con trabajo
una fe que resultó traidora,
¡como pude así creer
en la fe del sentido!


sábado, 17 de enero de 2015

me gustan tus visitas invisibles,
adivinadas tras el velo cristalino y resplandeciente,
lejanas como un recuerdo
pero cercanas como una presencia
esperar como espera un perro

viernes, 16 de enero de 2015

Eu não consigo tirar você da cabeça
te conhecer foi viver uma cena de sonho
ayer me cayó una araña de la cabeza, y cuando hice fuerza, tembló, me rompieron la boca, y yo rompí una boca también, extraño una guitarra, me siento más vivo con el deporte, tengo el corazón en hibernación; me piden que viva y yo solo quiero sobrevivir zozobrando, a medio vivir ahogándome en la simple trampa de verme viéndote verme.

jueves, 15 de enero de 2015

Estoy bien, hoy fue un buen día, me levanté tarde, fui a ver a mi mamá y almorcé con ella, en la tarde trabajé y después fui a entrenar, acabo de llegar de allá, cansado pero feliz, estos días he estado más tranquilo aunque a ratos me baja la melancolía, en cualquier parte. Por fin me compré los guantes de box que quería y además mi inventario de pinceles y acrílicos está creciendo también, he encontrado nuevos pasatiempos en qué quemar el tiempo, las plantas están grandes y hermosas, te extraño, aunque no me gustaría verte si no es para estar contigo, he aprendido varias lecciones de la vida, siento que he crecido mucho en estos pocos días, aunque ha dolido mucho, quizás hasta podría agradecer haber tenido que pasar por esto, sin embargo, aún te extraño.

miércoles, 14 de enero de 2015

Un yunque tardará nueve días en caer desde el cielo a la tierra,
desde ahí, nueve días más en caer hasta el hades,
y nueve más hasta el tártaro,
en total veintisiete días
tomará el trayecto del condenado,
aún así menos que el tormento 
de recorrer la tierra durante años
como un ser olvidado

martes, 13 de enero de 2015

pinto la pena que siento
en colores violetas y azules
como el vino y como el viento
y como cuevas abismales,
como mares muy violentos,
como abismos ancestrales
escribo poemas en la noche para ti,
escribo poemas como quien pinta una muralla
o como quien anda en bicicleta,
escribo poemas como quien prepara un almuerzo,
o como quien se exhibe en secreto
escribo poemas para quien espía por una cerradura
y para quién es invitado a almorzar,
escribo poemas para quien es pintado
y para quien es definido en palabras,
como un búho celeste prohibido,
escribo poemas que borro, que ahogo
y escribo poemas que pinto en mi muralla para ti,
sobre todo escribo todos los días
un poema sobre una enorme pena
en espera, en esperanza,
escribo todos los días un poema
sobre una enorme pena
y lo borro antes de estar listo
que ganas de salir un día de noche y perderse,
lástima que no hay donde perderse,
no hay pozo más profundo
que el que ya conocí

lunes, 12 de enero de 2015

El vino entibia sueños al jadear
Desde su boca de verdeado dulzor
Y entre los libros de la buena memoria
Se queda oyendo como un ciego frente al mar.

Mi voz le llegará
Mi boca también
Tal vez le confiaré
Que eras el vestigio del futuro.

 Rojas y verdes luces del amor
 Prestidigitan bajo un halo de rouge
 Que sombra extraña te ocultó de mi guiño
 Que nunca oiste la hojarasca crepitar?

Pues yo te escribiré
Yo te haré llorar
Mi boca besará
Toda la ternura de tu acuario.

Más si la luna enrojeciera en sed
O las impalas recorrieran tu estanque
No volverías a triunfar en tu alma?
Yo sé que harías largos viajes por llegar.

Parado estoy aquí
Esperándote
Todo se oscureció
Ya no sé si el mar descansará...

Habrá crecido un tallo en el nogal
La luz habrá tiznado gente sin fe
Esta botella se ha vaciado también
Que ni los sueños se cobijan del rumor.

Licor no vuelvas ya
Deja de reir
No es necesario más
Ya se ven los tigres en la lluvia

domingo, 11 de enero de 2015

¿donde me puedo esconder?
una calle infinita para huir
una crema de estrellas donde dormirme,
un vaso de agua en el que ahogar la tempestad,
una mano para asfixiar la pena infinita
me piden que calle lo que siento,
me voy a morir por dentro,
si no exploto como siempre he de explotar
me voy a desprender de mi como una hoja
sin tener donde volar
no puedo ver ninguna
como te veo a ti
problema de como ver
no de ser visto
El mundo juega a esconderse
en un capullo de silencio entre tu ropa

viernes, 9 de enero de 2015

Clama su nombre al viento,
grita su nombre en la tempestad,
azota las puertas del cielo,
dile que me venga a llevar

que ya perdí la inocencia
que ya probé el dolor
que ya viví la crudeza del mundo
en el fondo de mi corazón

Dile que me lleve en un respiro,
que me duerma en el fondo del mar
que amarre mi alma a una roca
para nunca despertar


miércoles, 7 de enero de 2015

Desierto muerto

El espíritu del desierto
es muchas cosas
pero fundamentalmente es callar,
es callar en el susurro del viento
arrastrándose sobre la tierra dura
como un condenado con sus cadenas,
arrastrándose sobre la roca de la tierra
viva y fundamentalmente muerta,
viva en su muerte
de roca y desierto,
de roca de viento.

Y en el desierto el tiempo
se queda pegado en la piel,
incrustado en el cuerpo el tiempo
circunvalando el amanecer,
y en el desierto el tiempo es silencio
de callar hasta perecer,
y en el tiempo el silencio es cuerpo,
y es desierto al amanecer.

Ya no debo decir lo que pienso,
que por la vida en el desierto siento
que si al hablar lo que callo intento
callar lo que siento y pienso,
ya me adormeceré en el desierto,
sin tener ya que perecer,
ya feliz en desierto muerto,
y recostado sobre el viento,
tranquilo al fin y a tiempo,
sin salirme del silencio,
y en el desierto pereceré.

sábado, 3 de enero de 2015

Requiem para todo suicidio

De la misma forma en que un ángel
no podría sobrevivir en esta atmósfera,
o Moises se tapaba la cara ante su dios,
él fue cortado sin madurar
y nunca estuvo preparado para soportar
las carencias de este mundo,
nació con un cascaron demasiado abierto
para poder protegerse
de las constantes derrotas
en que se despliega el mundo
sobre las personas,
de la dinámica de negar
que gobierna sobre esta tierra de persona.
La cultura
vuelve al hombre desadaptativo
dentro de si mismo.
Así,
la singular geografía
se va transformando en
un valle de lágrimas
autoreplicador
en que se ahogan
los desadaptados
a la autonegación.